Torreorgaz: más de 4.000 años de historia

A raíz de los trabajos constructivos que las empresas Martín y Cuadrado S.L. y Aristos Ingenieros Consultores S.L. están ejecutando en la Mancomunidad de las Tres Torres para mejorar la red de abastecimiento, se han descubierto los restos más antiguos del municipio de Torreorgaz.

El yacimiento arqueológico se ubica en el paraje denominado Cerro Lugar o Huerto del Alto. Topónimo este ultimo que hace referencia a la ubicación privilegiada del lugar, ya que desde el centro del yacimiento se consigue dominar visualmente una gran extensión de terreno. Este hecho fue valorado por las gentes que hace unos 4.500 años transitaban por esta zona de la Península, ya que desde aquí podrían controlar los pasos del ganado, los puntos de abastecimiento de agua como el Salor y sus afluentes, el tránsito de otros grupos humanos, etc.

Tras la excavación arqueológica realizada en el lugar en el que se ubicará un nuevo depósito de agua hemos podido documentar una serie de restos arqueológicos que nos muestran cómo vivían aquellos que en el denominado periodo Calcolítico o Edad del Cobre construyeron sus viviendas en uno de los puntos más elevados de Torreorgaz.

Según lo que hemos hallado en el lugar de excavación, el poblado calcolítico de Torreorgaz estaba formado por varias cabañas de planta más o menos circular que no superaban los dos metros y medio de diámetro pero que les servían para protegerse de las inclemencias del tiempo. Lo que hemos podido documentar son las huellas de estas cabañas, es decir, los restos cerámicos de cuencos y platos que en el pasado eran usados por los habitantes del poblado, pero que hoy aparecen fragmentados y quemados. Estas viviendas estaban hechas de piedra, ramaje para las cubiertas y pellas de barro para impermeabilizarlas. De todo ello, hoy en día sólo quedan algunos fragmentos de barro y piedras colocadas si ningún orden debido a las tareas agrícolas que en un pasado cercano se realizaron en la parcela.

Además de las cabañas, aparecen restos de los fuegos realizados en el poblado con la misión de dar luz, calor y cocinar los alimentos. De estas estructuras, denominadas hogares, sólo podemos observar hoy en día una tierra de color muy oscura y fragmentos de cerámica de un color negruzco debido a la acción del fuego. Aún así, en uno de los hogares documentados se han localizado algunas piedras colocadas en círculo que servirían para delimitar la zona del fuego.

Por último, el otro tipo de estructura documentada en este poblado son los silos; siendo estos unas estructuras circulares (de un metro de diámetro como media) excavadas en el suelo. Los silos eran empleados por los hombres y mujeres del calcolítico bien para almacenar cereales y otro tipo de alimentos, o bien como basureros. Es por ello que en el interior de los mismos hemos hallado restos materiales de tipos muy diversos: piedras de granito que utilizaban para moler el cereal, fragmentos de hachas de piedra pulimentada, pequeños cuchillos y puntas de flecha realizados en piedras como sílex o cuarzo, restos de platos, fuentes y cuencos en cerámica, pesas de telar, un hueso pulimentado que podría servir de colgante, etc. Todo este conjunto nos lleva a relacionar el poblado de Torreorgaz con otros no muy lejanos que pueden pertenecer a la misma etapa; entre ellos, el más cercano es el que próximamente va a ser excavado en Torrequemada también ligado a las obras de abastecimiento.

Con todo ello, para finalizar podemos decir que esta zona de la provincia de Cáceres fue ya poblada desde hace más de 4.000 años por gentes que se dedicaban al pastoreo y la ganadería, y vieron en este punto un lugar idóneo para garantizar su supervivencia.

Este artículo fue publicado el dia  02/01/2007 en:
" Sierra y LLano, Periódico de la comarca  Montanchez y Tamúja"

http://www.adismonta.com/sierrayllanodigital/index.asp